0

Hace ya bastante tiempo que Apple integra la tecnología WiFi (Airport) en sus ordenadores, de serie o como opción.
Esta tecnología progresa sin cesar, puesto que hemos pasado del estándar 802.11b (con una tasa máxima de 11 Mbps) al 802.11g, más conocido como el Airport Extreme (con una tasa máxima de 54 Mbps).
Esta tecnología se está desarrollando cada vez más en Europa y cada vez son más las empresas que fabrican y venden accesorios para Airport, como por ejemplo antenas externas, omni o unidireccionales.
Pero este tipo de antenas en general se venden a un precio bastante elevado, cuando actualmente es posible fabricarla uno mismo a un precio realmente imbatible.
Aquí vamos a ver cómo fabricar una antena unidireccional con un rendimiento considerable, por menos de 30 euros (IVA Incluido ;) ).
Material necesario.
Nada especial al respecto. El material necesario es verdaderamente de lo más estándar que se pueda encontrar.
- un soldador.
- unos alicates y un poco de cobre.
- un punzón o cualquier otra herramienta que nos permita perforar un metal.
- una lata de Nestcafé, Nesquik (de las metálicas), o cualquiera semejante a las de la foto. Estas cuestan 10.00 soles y al fin y al cabo el chocolate no estaba malo :-)



- un conector N hembra: 3 soles


- cable (15 soles aproximadamente para dos metros, y los conectores especiales), pero esto ya eres tú quien tienes que ver cuánto necesitas en función del sitio dónde estará conectada la antena. En mi caso la antena estará conectada a un Linksys WAP54G, luego, he comprado el cable necesario.



Construcción de la antena.
Hay que empezar por hacer un agujero cuyo centro debe encontrarse a 45 mm del fondo de la lata. El agujero debe tener un diámetro suficiente para que el conector N pueda entrar dentro y quedarse bien encajado.


Verificamos que el conector N entra bien en el agujero:





Para finalizar la construcción de esta antena, se trata de soldar un pequeño trozo de cobre sobre el conector N.
Ahora es cuando los alicates entran en acción, para recortar un pequeño trozo de cobre, cuya longitud deberá ser tal que el extremo del trozo de cobre deberá sobrepasar 31 mm por el lado de la lata.
Todas las distancias aquí explicadas deben respetarse lo mejor posible, ya que dependen tanto de las dimensiones geométricas de la lata como de la longitud de onda de la señal.



Las pruebas
Las dos antenas que acabo de construir tienen como finalidad realizar una conexión sin cables con la ayuda de dos puntos de acceso Linksys WAP54G. Estos puntos de acceso tienen una particularidad que era esencial para mi: es posible, modificando un poco el firmware de estos productos, cambiar su potencia de 32mW (por defecto) a 84mW. (El máximo legal permitido en Francia es de 100mW).
Con esta antena unidireccional, la potencia es aumentada cosiderablemente. Así que id con cuidado de no pasaros del límite legal, si pensáis hacer lo mismo que aquí.
Así que normalmente, hay que elegir entre la antena casera o la modificación del firmware, aunque técnicamente, las dos modificaciones son perfectamente compatibles entre ellas.



Mi red WiFi inicial es esa que tiene el nombre WLAN.
Con mi Titanio (que no es de los más destacados por su sensibilidad en redes WiFi), la señal máxima grabada por MacStumbler, (utilidad para detectar redes WiFi disponible desde VersionTracker.com) asciende hasta 52.
La red WiFi con el nombre Linksys246 es la que he creado con el WAP54G y el firmware modificado y la potencia aumentada hasta 84mW. Esta vez la señal máxima ha ascendido hasta 70, lo que demuestra un considerable aumento.
La red WiFi nombrada Linksys245 es la red que he creado a partir de un WAP54G modificado a 84mW y con una de las antenas que he construido.
No he comprobado el resultado que obtendría si hubiese conectado las dos antenas. De todas formas la señal aumenta hasta 90.
Con una pequeña modificación de firmware sobre el WAP54G y una antena casera unidireccional he ganado 40 puntos con MacStumbler, lo que es un aumento muy destacado.

Publicar un comentario COMENTA CON GOOGLE +

 
Top