0
En partido discreto, Unión Minas no supo como hacer daño a los celestes y resignó un 0-0 que le da a Real Garcilaso la posibilidad de asegurar su pase en Cusco.

La mañana no pudo desperezar a dos equipos como Unión Minas y Real Garcilaso que durmieron a los cerca de mil espectadores que llegaron hasta el Municipal de Orcopampa con la expectativa de ver un mejor partido del que brindaron ambos. Al final, y si se analiza de manera fría, el resultado termina siendo un gran negocio para la 'Máquina Celeste' que, sin desplegar el juego que por sus individualidades debería tener, es favorito para sellar la Llave a su favor en siete días, en el Garcilaso de La Vega.

Para el individual: En el anonimato
En medio de un partido discreto y bajo de emociones, no hubo actuaciones descollantes o sobresalientes. Tal vez, sin diferenciarlos demasiado del resto, podría rescatarse el trabajo de Washington Peláez en el arco minero quien tuvo algo de fortuna cuando los parantes de su arco devolvieron hasta dos remates de los atacantes visitantes. Igual, el trabajo de Roy Sucuitana, pese a los pocos ataques locales, estuvo acertado. Quizás, un peldaño más arriba se encontraría Giancarlo Chichizola quien generó la mayoría de jugadas de peligro celestes, sobre todo en el primer tiempo, pero luego desaparecería con el consecuente bajón que sufrió el partido en general.

Para el táctico: Amarrados
Ambos presentaron esquemas relativamente similares. Ernesto Neyra envió su clásico 4-línea-2 y apeló en su mayoría al equipo que había venido alineando durante la regional, un cuadro que prácticamente le surge de memoria y cuyas fortalezas, se suponía, estribaban en la volante. Pero la presencia de Abraham Vera, Roberto Coaguila y Sebastián Oviedo, esta vez no sumó en labores ofensivas pues, habitualmente estos suelen encargarse de la marca. El que casi ni se hizo notar fue Luis Arizaga; y de ahí la pobreza ofensiva pues José Quispe y David Romero quedaban en la orfandad. Lo de Real Garcilaso, lucía una línea de cuatro bien afiatada en el fondo. Al medio, la experiencia de Christian Vildoso y Paul Rodríguez era importante para controlar el medio campo. Lo más bajo estuvo adelante, sobe todo por el lado de Antonio Serrano que por su solo nombre asustaba en Orcopampa. Empero, su aporte fue pobre y nulo.

Para el emotivo: Poco para ver
Las ocasiones de gol durante la primera parte fueron escasas. Apenas un par de ocasiones de Chichizola (Real Garcilaso) y un remate de David Romero (Unión Minas) fue lo más elocuente. En el complemento, el ritmo de juego descendió una barbaridad y sólo se recuerda un remate desviado de Wilder Galliquio ante Washington Peláez y una descoordinación entre Roy Sucuitana y Miguel Reyna que asustó al puñado de hinchas cusqueños presentes en Orcopampa.

Para el estadístico: ¿Viejo conocido?
La mejor campaña de Unión Minas en una Etapa Nacional se produjo en 2007. Y más de uno recordó que en aquella ocasión, el conjunto orcopampino había clasificado a Cuartos de Final dejando en el camino a Garcilaso. Pero para despejar cualquier confusión, en esa ocasión se trataba del popular y tradicional equipo Deportivo Garcilaso y no su rival de hoy, Real Garcilaso, que ni siquiera había nacido en ese entonces.

Publicar un comentario COMENTA CON GOOGLE +

 
Top