0

Genoveba Ancalle Tumaya es una de las 35 tripulantes del bus que se volcó ayer en el kilómetro 87 de la vía Arequipa–Juliaca, y manifiesta que el vehículo iba a tanta velocidad que eso no la dejaba conciliar el sueño. No tuvo más tiempo para preocuparse, puesto que, segundos después, los vidrios salieron disparados hacia el exterior. El ómnibus se había volcado sobre el borde de la carretera, atrapando entre los fierros y el pavimento a la pequeña R.C. F. (12), y al chofer Félix Aurelio Ccama Huilca (33), quienes murieron en el acto. La pequeña viajaba junto a su madre; sin embargo, la volcadura fue tan violenta que no le dio tiempo a nadie de reaccionar. Esto ocurrió al promediar la 1:45 horas. El vehículo de la empresa Andares había partido a las seis de la tarde del sábado, de Orcopampa (Castilla) con destino a la Ciudad Blanca. Nadie pudo presagiar que el viaje se convertiría en una tragedia. Según testimonio de otros pasajeros, el vehículo de placa C4M-291 derrapó varios metros luego de volcar. Cuando al fin se detuvo, cerca al cerro, la gente fue rescatada por las ventanas de ventilación ubicadas en el techo. El conductor no redujo la velocidad ni en las curvas. A las cuatro de la madrugada, efectivos del Departamento de Prevención e Investigación de Accidentes de Tránsito (Depiat), se apersonaron al lugar de los hechos, constatando la gravedad del accidente.

Publicar un comentario COMENTA CON GOOGLE +

 
Top