0
Los comuneros están recuperando sus templos, piensan en ser destino turístico y se fortalecen para consolidarse como zona productora de leche, animales menores y alpacas mejoradas


La población de Orcopampa, distrito de la zona alta de la provincia Castilla, se enfrenta por estos días al reto de mantener una economía creciente sin depender de los aportes del canon minero, por cuanto las reservas auríferas podrían agotarse, ya que son recursos no renovables.

INDICADORES. Solo 70% de familias tiene acceso a los servicios de saneamiento básico, más del 35% de las calles carece de asfalto, no se tiene plantas de tratamiento de aguas residuales ni relleno sanitario para residuos sólidos, el 60% de la población es “minerodependiente” por formar parte de las planillas de Buenaventura, 87% de los niños tiene anemia y 15% sufre desnutrición crónica.

Estas cifras están consignadas en el informe Evaluación Nutricional Niños Menores de 5 Años, de la Red Castilla - Condesuyos - La Unión.

No obstante, la principal herencia dejada por la minería es la conciencia de orden y limpieza, como puede verse en las calles de la capital del distrito, en donde no es necesario garantizar el paso del vehículo recolector en doble turno, como ocurre en otras ciudades.

Lo propio se aprecia con el aprendizaje sobre cultivos viables a 3880 msnm, crianza de ganado mejorado para ingresar al mercado lechero y la esperanza de afrontar con fortaleza el futuro, en base a ganadería, agricultura, crianza de animales menores, truchicultura y otros de carácter productivo, algo impensado hace apenas una década.

El alcalde Aurelio Vilca Giraldo, quien cumple su tercera gestión no consecutiva (1998- 2002, 2007-2010 y 2015-2018), culpa a su antecesor, Eustaquio Peña Sivincha, de haber mal utilizado casi 30 millones de nuevos soles percibidos durante el boom minero (2011-2014).

“Eustaquio Peña compró 3 camionetas 4x4 a 41 mil dólares cada una cuando en el mercado estaban 34 mil dólares, eso da como resultado un sobrecosto de 21 mil dólares, por eso lo hemos denunciado ante el Ministerio Público y esperamos haya resultados”, refiere la autoridad.

El gerente municipal, Juan Quenaya Uría, anunció para dentro de 60 días la conclusión del informe de hallazgos hechos en las liquidaciones de obras ejecutadas por Peña Sivincha.

IRREGULARIDADES. No obstante, adelantó detalles sobre irregularidades como la pérdida de 750 bolsas de cemento en la obra defensas ribereñas, desvío de una cantidad imprecisa aún de combustible y la probable participación de la hija de la exautoridad como proveedora de materiales de construcción y todo tipo de bienes abastecidos a la comuna.

“Se ha perdido la mejor oportunidad de dar un paso definitivo en el desarrollo de Orcopampa, con proyectos productivos, eso nos hubiera dejado muy fortalecidos cuando la mina deje de operar por falta de vetas de alta ley”, reflexiona sobre este panorama el alcalde Vilca.

Sobre estos cargos, Eustaquio Pena habló con Correo y negó responsabilidad. “Si me denuncian tendré que asumir, pero mi conciencia está limpia”, refiere mientras afirma haber invertido en obras como 1ra. y 3ra. etapas del asfaltado de calles (S/. 4.2 millones), IEI Huancarama (S/. 440 mil), IE 40324 Morales Dazo (S/. 1.6 millones), IE Alberto Flores Galindo (S/. 2.1 millones), es decir, algo más de 8.3 millones de nuevos soles.

Al preguntársele sobre la diferencia, unos 22 millones provenientes del canon, no precisó información solo aseguró haber invertido casi todo el presupuesto de manera adecuada.

trabajo social. Por su parte, el ingeniero Walter Rondinelli Zaga, superintendente de asuntos sociales de la empresa minera Buenaventura, defiende el trabajo social desarrollado.

“El programa educativo aplicado en el ámbito de la influencia minera en alianza con el Ministerio de Educación, con componentes como Enseña Perú y Aprender para Crecer, en convenio con Empresarios por la Educación y la Universidad Cayetano Heredia, es nuestro orgullo, además se entrega útiles en las escuelas de los anexos y un bono en efectivo a los profesores”, detalla.

Menciona como parte del aporte en relaciones comunitarias, el programa PRA Buenaventura para hacer realidad proyectos productivos con financiamiento estatal concursable, además de la inversión articulada para construir 40 kilómetros de canales en las comunidades en donde a diferencia de años anteriores, hoy puede verse pastos durante todo el año.

Un recorrido realizado durante dos días por Diario Correo en Orcopampa y seis de sus trece anexos, nos permite apreciar alfrombras verdes de pastos y avena forrajera. Una de esas zonas está en Misahuanca.

Américo Callalli, recuerda sus años al servicio de Copasa, el organismo alemán de cooperación para la seguridad alimentaria; antes del año 2008 cuando Misahuanca era un pueblo abandonado y únicamente dedicado a la crianza de alpacas por falta de forraje.

Luego fue captado por Buenaventura para su programa agrícola y desde entonces, se promovió entre los comuneros la convicción de obtener frutos a esa altura porque estaba disponible el recurso hídrico.

“Se canalizó el agua de dos vertientes, hicimos parcelas experimentales, sembramos varios productos pero el mejor resultado fue con el forraje. Luego se introdujo ganado lechero y eso abrió otras posibilidades, ahora casi todos quieren dedicarse a esto porque las enseñanzas han dejado escuela y hasta los niños piensan en ser ganaderos ahora”, detalla sobre su experiencia.

Otro proyecto productivo, impulsado por la Municipalidad y las comunidades es el Centro de Innovación Tecnológica de Orcopampa (CEITO).

Allí se cultiva todo tipo de semillas para probar su resistencia al clima y se decide cuáles irán bajo cielo y cuáles bajo toldo.

vegetales. Leonardo Yana Merma, regidor y además comunero de Huancarama, explica la importancia de este proyecto pues se ha conseguido resultados en cultivos que jamás brotaron antes.

“Tenemos uvas, manzana, fresas, limón, tumbo, guayaba. Aquí hay agua suficiente, solo hace falta dedicarse y se tiene resultados, bajo toldo se puede producir todas las frutas”, agrega mientras apreciamos el resplandeciente verdor de las lechugas a punto de ser cosechadas y la vigorosidad con que crecen espinacas, pepinillo, zapallo italiano, culantro, perejil, ají, pimentón y hasta tomate.

Otro lote ocupan los plantones de árboles destinados a reverdecer los cerros. El alcalde el distrito, tiene planeado llegar a un acuerdo con alguna de las comunidades para plantar en un terreno específico toda una variedad de árboles cuyo desarrollo está consolidado, como el caso de eucalipto, cetico, coye, ciprés y hasta flores que podrían crecer a la sombra de éstos.

“No vamos a entregar los plantones a las comunidades porque en experiencias anteriores no garantizaron su desarrollo, los hacen morir, no los cuidan y esta vez el municipio los cuidará hasta conseguir un bosque, es perfectamente posible, ya lo hemos estudiado”, precisa la autoridad edil.

En Misapuquio, da sus frutos un criadero de truchas, nacido por el esfuerzo entre comuneros, minera y gobierno local, gracias a la calidad de agua, cristalina y sin minerales pesados. Pero la experiencia no fue buena siempre, durante un tiempo los mismo comuneros atentaron contra el proyecto cuando alimentaban pavos con comida para truchas, pero el problema fue corregido.

En este escenario, los orcopampinos deberán fortalecer sus capacidades y pensar quizá en desligarse de la minería, si es que los estudios técnicos así lo ameritan.

Publicar un comentario COMENTA CON GOOGLE +

 
Top